La Iglesia  proclama la Buena Nueva, por lo tanto nuestra vocación de educadores en la fe radica en la trasmisión de esta "Buena Noticia". Por ello, en cada sala de clases somos instrumento de Dios, para transmitir palabras de verdad, de Vida y de Gracia.

La educación es un paso a la condición del sujeto capaz de comunicar y amar. Este paso es continuo; porque no se realiza de una sola vez por toda. La educación se da a lo largo de una historia centrada en nuestro Padre Dios, que envió a su hijo a entregarnos pautas para creer y esperar.

Al fundar el colegio nuestra querida maestra Juanita Otaiza Cortés se centró en la vida de Santa Teresa de Ávila, pues sus testimonios sirvieron de inspiración para el Proyecto Educativo, como son: Fortalecer y acrecentar los valores cristianos, razón en que la Unidad Educativa entrega clases de religión católica y durante el año se celebran eucaristías, se preparan a los alumnos y apoderados para que reciban los sacramentos de Bautismo, Comunión y Confirmación, contando con profesores para el subsector de Religión Católica y un capellán que es el sacerdote Marcelo Pizarro Velásquez.